Embajada de la República de Turquía en Ciudad De Mexico

Comunicados del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía

Nº 66, 4 De Marzo De 2017, Comunicado De Prensa Sobre El Informe De Derechos Humanos De 2016 Publicado Por El Departamento De Estado De Los Estados Unidos , 04.03.2017

La protección y la promoción de los derechos humanos y libertades, y lograr los más altos estándares internacionales son uno de los objetivos principales de nuestro país, como lo confirman las amplias reformas que se han logrado hasta el día de hoy.

El informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre los derechos humanos en Turquía es uno de los documentos rutinarios que se preparan anualmente para más de 190 países para que se presenten al Congreso de los Estados Unidos. Las partes del último informe sobre Turquía, publicadas el 3 de marzo de 2017, incluyen acusaciones inaceptables, declaraciones falsas e interpretaciones que no reflejan la realidad.

En este período, cuando nos enfrentamos a las amenazas sin precedentes del terrorismo contra la supervivencia de nuestra nación y Estado, la tergiversación de nuestra legítima lucha contra las organizaciones terroristas, en particular la FETO, el PKK, la DHKP-C y la DAESH, de una manera que no reflejan las realidades, han causado una profunda decepción.

En este contexto, es denotativo que el informe no hace referencia al papel de los elementos de FETO en el intento de golpe de Estado del 15 de julio, así como al hecho de que el liderazgo del FETO reside en los Estados Unidos.

Por otra parte, la descripción de nuestra lucha contra la organización terrorista del PKK como "conflicto interno" es totalmente inaceptable.

También lamentamos que el informe no llegue a reconocer la necesidad de adoptar medidas para proteger los derechos y libertades fundamentales de nuestros ciudadanos; así como nuestros esfuerzos sin precedentes, en tales circunstancias, hacia un total de 3,2 millones de refugiados, la gran mayoría de los cuales está constituida por los sirios.

Está claro que este informe, que ignora la información y las opiniones proporcionadas por nuestras autoridades dentro del entendimiento de la cooperación constructiva, no reivindica ninguna base en términos de objetividad. Este tipo de enfoque, que sólo serviría para perjudicar la credibilidad del informe, tendrá consecuencias importantes para la continuación de la cooperación que hemos brindado en el proceso de preparación de los informes anteriores.

Nuestros esfuerzos por fortalecer aún más los derechos y libertades fundamentales continuarán sin cesar, mientras que nuestra lucha contra el terrorismo, que en sí misma constituye una violación de los derechos humanos, se lleva a cabo con determinación.