Embajada de la República de Turquía en Ciudad De Mexico

Comunicados del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía

Nº 73, 11 De Marzo De 2017, Comunicado De Prensa Sobre Las Relaciones Con Los Países Bajos , 11.03.2017

La visita del nuestro Ministro de Asuntos Exteriores Mevlüt Çavuşoğlu a los Países Bajos hoy (11 de marzo) para reunirse con la comunidad turca que vive allí y con nuestros representantes diplomáticos, ha sido cancelada debido a las diversas obstrucciones del Gobierno holandés.

Desde el principio, el Gobierno holandés ha adoptado un enfoque incompatible con la práctica y las costumbres diplomáticas y ha utilizado todos los medios para evitar que se realice esta visita. En respuesta a la solicitud de las autoridades los Países Bajos, hemos acordado celebrar esta reunión en la residencia de nuestra Embajada en La Haya en lugar de Rotterdam. Sin embargo, después de rechazar la inaceptable demanda de la parte holandesa para proporcionarles la lista de participantes que asistierían a la reunión en una misión diplomática, las autoridades holandesas cancelaron el permiso de vuelo dado al nuestro Ministro de Asuntos Exteriores.

Turquía y los Países Bajos son dos países amigos y aliados con sus relaciones diplomáticas ininterrumpidas durante 405 años. Ambos países nunca en ningún momento han adoptado una actitud hostil entre sí en el contexto de sus vínculos durante más de cuatro siglos. La vergüenza y la responsabilidad de este acto inaceptable y peligroso al que estamos expuestos en nuestras relaciones diplomáticas profundamente arraigadas, pertenecen al Gobierno de los Países Bajos. Condenamos esta mentalidad hostil y perjudicial.

Esta actitud de las autoridades holandesas, que en cada ocasión reiteran su compromiso con la democracia y las libertades, es un agravio a los derechos democráticos y al honor de la comunidad turca de los Países Bajos. El Gobierno holandés, con las obstrucciones que ha creado, ha intentado tomar como rehenes a casi medio millón de nuestros ciudadanos y negar sus derechos democráticos más fundamentales. La prevención de una reunión pacífica con el pretexto de que perturbaría el orden público indica la incapacidad y el temor de las autoridades holandesas que siempre nos hacen hincapié en cómo abrazan a la comunidad turca de los Países Bajos. Deberían darse a conocer a todos que nada romperá el vínculo legal, humano y fraternal entre nosotros y nuestros ciudadanos.

El Gobierno holandés ha adoptado esta grave medida en conflicto con las costumbres democráticas y diplomáticas por razones políticas internas. Las declaraciones realizadas a raíz de estas medidas represivas por el líder de un partido político anti-islámico y xenófobo, racista y populista apuntan claramente a quienes están detrás de estas decisiones. Turquía y la comunidad turca de los Países Bajos son demasiado grandes y fuertes para ser sacrificados por las concesiones del Gobierno holandés a un movimiento político que llama a una reducción en el número de ciertos grupos étnicos y religiosos en los Países Bajos y al bombardeo de mezquitas. Esta situación constituye una amenaza distinta para los holandeses y los europeos que creen en los valores y la democracia europeos.

Para protestar por esta decisión tomada por el Gobierno de los Países Bajos, el Encargado de Negocios de la Embajada de los Países Bajos en Ankara fue convocado al Ministerio de Asuntos Exteriores. Informamos que no deseamos que el embajador holandés que está actualmente de vacaciones fuera de Turquía vuelva a su puesto por algún tiempo. A nuestros homólogos holandeses se les ha dicho que esta grave decisión tomada contra Turquía y la comunidad turca en los Países Bajos tendrá serias consecuencias en los campos diplomático, político, económico y otros de nuestras relaciones.

Declaramos solemnemente al público que reaccionaremos en la manera que consideremos adecuada sin perjudicar nuestra larga amistad con el pueblo holandés.